Hacienda controlará más las ventas en efectivo y el comercio virtual en 2016

febrero 29, 2016 Noticias, Sector

La Agencia Tributaria dirigirá una parte importante de sus actuaciones en 2016 hacia los sectores que manejan dinero en efectivo. Es decir, va a ampliar los controles sobre las empresas que realizan las ventas directas a consumidores finales y las que forman parte de cadenas de distribución al por mayor.

Según figura en el Plan de Control, que hoy publica el Boletín Oficial del Estado (BOE), también potenciará los registros selectivos de empresas que practican doble contabilidad mediante la utilización de software de ocultación o de doble uso.

Hacienda cuenta ya con unidades de auditoría informática que en 2015 ha cosechado operaciones destacadas entre diversos cárteles de venta de pescado, carnes o recambios de coches de segunda mano a través de chatarrerías. Con estas actuaciones ha descubierto cuotas defraudas cercanas a los 300 millones.

Para combatir la economía sumergida, la Agencia también va a acentuar las actuaciones presenciales en empresas. Analizará la facturación y los medios de pago empleados una vez que ha sido alertada por las entidades financieras de que las operaciones en efectivo han superado los 2.500 euros establecidos como límite.

Además, acentuará la vigilancia sobre los alquileres y cesiones de forma opaca de viviendas por internet e incluirá por primera vez en los planes de control a las empresas turísticas regulares que ha detectado que no cumplen sus obligaciones fiscales, en particular sobre el ámbito de importación de bienes (IVA).

A este control de actuaciones tradicionales de los últimos años, sumará más atención a las operaciones relacionadas con la economía digital. La Agencia va a incentivar las actuaciones sobre las empresas que realizan actividades relacionadas con el comercio electrónico y también sobre aquellas que alojan sus datos en la nube de datos. Además, prevé realizar más comprobaciones de la tributación de los negocios que operan a través de la red así como de los beneficios obtenidos por las empresas que publicitan bienes y servicios por internet.

También va a reforzar el control de las rentas declaradas exentas que suponen un gasto fiscalmente deducible en los pagadores, las actividades profesionales, los signos externos de riqueza para detectar ingresos no declarados y la utilización de empresas para canalizar rentas y reducir la tributación por IRPF.

Y, como consecuencia de la utilización de la declaración del modelo 750 (amnistía fiscal), del modelo 720 (declaración de bienes y cuentas en el exterior) y de la información de movimientos de efectivo y de cajas de seguridad, así como de la denuncias de contribuyentes, el plan de control dedicará un apartado al control de patrimonios y rentas que se pueden estar ocultando aún en el exterior.

Según los datos aportados ayer por el director de la Agencia Tributaria,Santiago Menéndez, estas actuaciones han obtenido buenos resultados en la lucha contra el fraude fiscal en 2015. Los calificó de “históricos” ya que alcanzaron los 15.664 millones de euros, un 27,2% más que en el año anterior.

De ellos, 2.709 millones, casi el 18%, se debieron a “expedientes singulares” que se han producido excepcionalmente en este ejercicio y que por sus características “resultan de difícil aplicación” en otros ejercicios. Aunque Menéndez se negó a facilitar más datos de estos resultados atípicos, sí señaló que se son pocos los expedientes, pero de una cuantía importante, y que se deben a procedimientos relacionados “con minoraciones de devoluciones solicitadas” de empresas.

También mencionó que estas contingencias ya figuraban en los balances de las empresas. Por ello, es previsible de que se trate de créditos fiscales que las empresas, seguramente multinacionales, declararon para conseguir bases liquidables negativas.

En todo caso, Menéndez recalcó que descontando estos 2.700 millones de atípicos, los resultados en 2015 serían aún superiores en 600 millones a los obtenidos en 2014. El responsable de la Agencia también declinó en informar sobre la recaudación, también singular y excepcional en el ejercicio, que el Fisco ha obtenido por el pago de la deuda por parte de los morosos para evitar la inclusión de su nombre el listado de finales de año.

Según Menéndez, “ha cambiado el comportamiento de muchos deudores porque sabían que iban a salir en las listas”. Mayoritariamente han saldado la deuda en su totalidad. Pero, también ha habido quienes han reducido el saldo deudor por debajo del millón de euros para evitar el riesgo reputacional de salir retratado entre los morosos.

De esos 15.600 millones cosechados, casi el 43%, exactamente 7.129,2 millones, corresponde a la liquidación efectuada por la actividad inspectora. De ellos, 3.142 millones es de la Delegación Central del Grandes Contribuyentes (multinacionales y patrimonios más importantes). Esto significa que el 57% restante de las actuaciones se han realizado a través de las comprobaciones del departamento de gestión a nóminas, autónomos y pymes, los más asequibles.

FUENTE: http://www.elmundo.es/economia/2016/02/23/56cb751622601d05328b45d6.html