Noticias

La economía mundial crecerá un 2,7% en 2016, con riesgos a la baja

El crecimiento económico mundial seguirá siendo débil en 2016, año en el que registrará un avance del 2,7 %, dos décimas más que en 2015, pero en un entorno de crecientes riesgos políticos, de recuperación frágil en los países avanzados y de excesivo endeudamiento corporativo en los países emergentes.

De acuerdo con las previsiones de la aseguradora de crédito Coface, las incertidumbres políticas ganarán terreno tanto en los países avanzados como en los emergentes, lo que afectará a la confianza empresarial en todas las regiones.

Entre los principales riesgos señala el proceso electoral en Estados Unidos, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (el denominado «Brexit») y el riesgo de atentados terroristas en Oriente Medio, lo que podría dar lugar a «fuertes movimientos nacionalistas» en esta región.

Según el índice de riesgo político de Coface, Turquía y Brasil son los países que presentan los mayores riesgos, tras el importante deterioro de su situación económica y el aumento de la inestabilidad política generada en los últimos años.

Como consecuencia de ello, la calificación del riesgo país para Brasil ha empeorado por segunda vez consecutiva en menos de un año, de «significativo» a «alto».

El estudio indica que en los países avanzados los principales factores de riesgo son la dependencia de sus economías de los precios de productos básicos, los efectos de la desaceleración de la economía china y la volatilidad del mercado financiero.

La aseguradora pronostica que los precios del petróleo se mantendrán a la baja en 2016, debido en parte al retorno de Irán al mercado tras el levantamiento de las sanciones que pesaban sobre este país productor de crudo.

Sin embargo, la compañía aseguradora subraya que este continuo descenso en el precio del crudo y, en consecuencia, en la factura energética ha beneficiado a los hogares y ha ayudado a reactivar la inversión empresarial, sobre todo en España y el Reino Unido.

Respecto a la eurozona, destaca que la situación de las empresas está «mejorando gradualmente», puesto que la insolvencia ha descendido de forma significativa en Francia, Alemania, Italia y, en especial, en España.

Coface ha mejorado la evaluación del riesgo de Italia y ha situado al país «bajo vigilancia positiva», al considerar que el crecimiento se verá apoyado por la demanda interna, que se beneficiará de la recuperación de la confianza y del progreso de las reformas estructurales.

Asimismo ha subido la calificación de otros dos países europeos, Hungría y Letonia, de cuyas economías destaca su sólido crecimiento, gracias al aumento del consumo de los hogares y de las exportaciones a otros países europeos en lugar de a Rusia.

Por otro lado, señala a Japón como una de las «víctimas potenciales» de la desaceleración de la economía china, dado que el 18 % de sus exportaciones se destina a ese país.

La previsión de débil crecimiento japonés, del 0,9 % en 2016, la persistente deflación y el necesario ajuste fiscal son las razones que han llevado a Coface a situar a este país bajo «vigilancia negativa».

Sobre la elevada deuda de las empresas en los países emergentes, Coface destaca la situación de las empresas chinas como la más preocupante, ya que representa más del 160 % del PIB (60 puntos más alta que en 2008).

Tras China, la situación más preocupante es la de Turquía, donde las empresas tienen un tercio de su deuda denominada en dólares estadounidenses, lo que eleva su exposición a los riesgos cambiarios.

Según Coface, el crecimiento de los países emergentes se ha reducido a la mitad en los últimos cinco años y la única mejora a medio plazo vendrá de la ganancia en competitividad derivada de la depreciación de sus monedas.

FUENTE: http://www.expansion.com/economia/2016/02/07/56b728c4e2704e07788b4579.html

Beneficios fiscales para familias, hogares y empresas

La Xunta aplicará en 2016 beneficios fiscales para familias, hogares y empresas por un importe de 364 millones, un incremento del 13,3% sobre el actual ejercicio. Así aparece recogido en el proyecto de presupuestos para 2016, que acaba de pasar su tramitación parlamentaria. Los beneficios fiscales son una estimación del impacto que tienen las medidas de política económica y social de la Xunta en los tributos autonómicos. Es decir, es dinero que la Administración gallega deja de recaudar y que queda a disposición de ciudadanos y empresas. Del total de beneficios fiscales en 2016, cerca del 90% son de carácter social, incluidas todas aquellas deducciones que se aplican a los hogares con menores rentas.

En las bonificaciones que se aplicarán en 2016 van a tener un impacto especial las rebajas fiscales aprobadas por la Xunta, que se centran en tres ámbitos: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el Impuesto sobre Sucesiones y un programa específico de impuestos en el rural. Esta rebaja tendrá un impacto estimado de 140 millones de euros, lo que la convierte en la mayor rebaja fiscal de la historia de Galicia, según expone la Consellería de Facenda.

Rebaja progresiva en el IRPF

En el IRPF, se aplicará una rebaja de carácter progresivo en su tramo autonómico que va a beneficiar al 98,5% de los contribuyentes gallegos, con un ahorro estimado de hasta 380 euros al año por contribuyente. La rebaja fiscal en este impuesto se notará más en las rentas bajas y medias y, en todo caso, situará a Galicia entre las comunidades con la menor tributación en estas rentas.

En cuanto al Impuesto sobre Sucesiones, la Xunta elevará el mínimo exento de tributación a 400.000 euros a partir del próximo 1 de enero. De esta forma, e 99% de los gallegos no tendrá que abonar este impuesto en el momento en el que hereden en calidad de hijos, padres, abuelos, nietos o cónyuges, y el 1% restante pagará menos. Galicia se sitúa también entre las comunidades autónomas con la tributación más baja en este impuesto.

Finalmente, en el ámbito rural se completa un programa de impuestos cero para favorecer la actividad en este sector. Así, ninguna transmisión de fincas en suelo rústico pagará impuesto de transmisiones patrimoniales. Además, dejará de tributar la transmisión o ampliación de explotaciones agrarias, mientras que las agrupaciones de fincas rústicas tampoco pagarán el impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Ayudas a la natalidad

Los presupuestos de la Xunta establecen una ayuda económica directa para las familias residentes en Galicia que tengan un hijo a lo largo del 2016. Esta aportación será de 100 euros mensuales durante el primer año de vida del recién nacido. Para acceder a esta ayuda, la renta de la unidad familiar de la declaración del IRPF de 2014 no debe superar los 45.000 euros. En el caso de que esa cuantía sea superior, la renta per cápita de la unidad familiar no debe exceder los 13.500 euros.

Se calcula que, como mínimo, ocho de cada diez familias se podrán beneficiar de esta ayuda directa, es decir, unas 17.000 unidades familiares. Además de esta nueva medida y de las rebajas fiscales incluidas en los presupuestos para 2016, la Xunta mantendrá el próximo año las deducciones fiscales por natalidad que ya se vienen aplicando durante este ejercicio en la comunidad. Estas ayudas sitúan a Galicia como la comunidad con mayores beneficios fiscales en el fomento de la natalidad, una herramienta que se enmarca en las actuaciones del Ejecutivo autonómico para combatir la crisis demográfica.

En 2015 el Gobierno gallego ya aplicó una deducción fiscal por natalidad, que pasó de 300 a 360 euros para el primer hijo, a 1.200 euros para el segundo, y a 2.400 euros para el tercero. Esta deducción se aplica para niveles de renta de hasta 22.000 euros y durante los tres primeros años de vida del niño.

En el ámbito de la natalidad, la Administración gallega también amplió el importe máximo de deducción por cuidado de hijos menores, pasando de 200 a 400 euros. Además, se incrementó el porcentaje y el límite de la deducción por alquiler de vivienda habitual en el caso de tener dos o más hijos, ya que en este caso la deducción pasa de 300 a 600 euros, con un límite del 20%.

El reequilibrio territorial

La inversión prevista en 2016 en las provincias de Lugo y Ourense supone casi un 50% más que en las de A Coruña y Pontevedra, con el objetivo de seguir impulsando el reequilibrio territorial entre las provincias orientales y las atlánticas, según la Consellería de Facenda. En concreto, la inversión por habitante en las provincias de Lugo y Ourense será de 725 y 688 euros, respectivamente. Por el contrario, la inversión per capita en la provincia de A Coruña será de 502 euros, y de 460 euros en la de Pontevedra.

En cuanto al gasto por consellerías, los departamentos con más dotación son Sanidad (3.513 millones) y Cultura, Educación e Ordenación Universitaria (2.249). Política Social contará con 620 millones, y Medio Rural tendrá 505, mientras que el resto se distribuye entre Economía, Empleo e Industria (403); Infraestructuras e Vivenda (340); Vicepresidencia y Consellería de Presidencia, Administracións Públicas e Xustiza (253); Presidencia de la Xunta (169); Mar (129); Medio Ambiente e Ordenación do Territorio (109) y Facenda (53).

FUENTE: http://www.economiadigital.es/gles/notices/2015/12/los-beneficios-fiscales-de-la-xunta-para-2016-suman-360-millones-un-13-mas-71533.php

El Impuesto sobre Sociedades del 2015

 

El Impuesto sobre Sociedades del 2015: plazo, tipos de gravamen y todo lo que necesitas saber

Una vez presentado el modelo 390 y las últimas liquidaciones periódicas del 2015, el modelo 347 es la penúltima obligación que las empresas deben cumplir con la Agencia Tributaria del ejercicio 2015, perfilándose ya en el horizonte el último modelo tributario del año, el Impuesto sobre Sociedades.

El Impuesto sobre Sociedades constituye junto con el IRPF y el IVA uno de los tres pilares del sistema tributario español, por lo que los profesionales del asesoramiento fiscal y de la gestión administrativa deben conocer cómo cumplimentarlo correctamente, para optimizar la carga tributaria de las empresas para las que trabajan.

La finalidad del Impuesto sobre Sociedades es gravar la obtención de renta por parte de las sociedades y demás entidades jurídicas que residan en territorio español, así como la de cualquier entidad jurídica calificada como contribuyente por la ley que lo regula.

Para poder cumplimentar correctamente el Impuesto sobre Sociedades, el primer paso es realizar el cierre contable de la sociedad, ya que este impuesto se estructura en torno al resultado contable que se refleja en las cuentas anuales de la sociedad.

Plazo de presentación del Impuesto sobre Sociedades

En la mayor parte de las sociedades, el periodo impositivo coincide con el año natural, por lo que las entidades que se encuentren en esta tesitura, deberán presentar los modelos 200 y 220 lo más tardar el 25 de julio.

A diferencia de otras figuras tributarias, el Impuesto sobre Sociedades no tiene un plazo de presentación único para todos los contribuyentes, sino que cada sujeto pasivo tiene su propio plazo, en función de la fecha en que concluya su periodo impositivo, de manera que la duración del periodo impositivo puede ser de 12 meses oinferior a 12 meses y no tiene por qué ser coincidente con el año natural.

La presentación de la declaración se deberá realizar dentro de los 25 días naturales siguientes a los 6 meses posteriores a la conclusión del periodo impositivo, siendo lo más habitual que tenga que presentarse el 25 de julio, al coincidir en la mayor parte de las sociedades el periodo impositivo con el año natural.

Tipos de gravamen del Impuesto sobre Sociedades para el 2015 y 2016

La LIS establece un tipo general de gravamen y una serie de tipos especiales, más reducidos que el tipo general, salvo excepciones.

Para periodos impositivos iniciados en el ejercicio 2015, el tipo general aplicable para los contribuyentes de este impuesto será del 28 %, reduciéndose hasta el 25 % en el ejercicio 2016.

Por su parte, las entidades de nueva creación que realicen actividades económicas tributarán en el primer periodo impositivo en que la base imponible resulte positiva, y en el siguiente, al tipo del 15 %, excepto si deben tributar a un tipo inferior, tanto en el ejercicio 2015 como en el 2016.

Las entidades cuyo importe neto de la cifra de negocios habida en los periodos impositivos iniciados en 2015 sea inferior a 5.000.000 de euros y la plantilla media en los mismos sea inferior a 25 empleados tributarán al tipo de gravamen del 25 %. La aplicación de este tipo de gravamen está condicionada a que durante los 12 meses siguientes al inicio de los periodos impositivos que comiencen en 2015 la plantilla media de la entidad no sea inferior a la unidad y, además, tampoco sea inferior a la plantilla media de los 12 meses anteriores al inicio del primer periodo impositivo que comience a partir del 1 de enero de 2009.

Las empresas de reducida dimensión (cifra negocio < 10M€), excepto que tributen a tipo diferente del general, los primeros 300.000 euros de base imponible tributaran al tipo reducido del 25%, mientras que el resto de la base imponible tributará al 28%. A partir del ejercicio 2016, tributaran al tipo general del 25%.

Además de estos tipos, más generales, hay una serie de tipos de gravámenes especiales para diferentes tipos de sociedades, que los asesores fiscales deben conocer.

¿Qué necesitas saber del Impuesto de Sociedades?

Los errores en la cumplimentación de los modelos tributarios pueden salir muy caros, por lo que todo lo que se necesita saber para la correcta cumplimentación del Impuesto sobre Sociedades se puede aprender de una forma práctica en el Curso Monográfico del Impuesto sobre Sociedades, que se imparte en el CEF en Madrid, Barcelona y Valencia, aunque también existe la posibilidad de realizarlo on-line.

La matrícula ya está abierta y las plazas son limitadas, por lo que es conveniente formalizar la matrícula cuanto antes si se quiere profundizar en el conocimiento del Impuesto sobre Sociedades, de cara a su presentación el 25 de julio de 2016.

 

FUENTE: http://www.fiscal-impuestos.com/impuesto-sociedades-2015-plazo-tipos-gravamen-necesitas-saber.html